Cuando este hombre a sus 89 años fallece en el 2009, les dejo a sus herederos como herencia un viejo garaje. Él fue Harold Carr, quien había sido un hombre muy excéntrico y con el tiempo se había vuelto un poco solitario, pero tenía una pasión por una sola cosa y eran los autos.

Harold era un hombre que a pesar que no tenía idea de los vehículos, le gustaba coleccionarlos por eso, cuando muere sus familiares no esperaban encontrar lo que vieron dentro de ese garaje. Así que descubre cuál fue la sorpresa que se llevaron, es sorprendente. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.