Cuando se conduce el auto, casi siempre se hace de la misma forma como se aprende o enseña. Sin embargo, al momento de conducir el vehículo es posible cometer ciertos errores que son muy comunes, aunque te cueste aceptarlo son fallos pero la mayoría de las personas ignoran.

Por suerte, hoy te traemos cuales son esos errores que se cometen al manejar y que puede provocar ciertos desgaste y daño en tu auto e inclusive es posible en poner en riesgo tu vida y las de otros conductores. Así que presta mucha atención y está atento a cada uno de estos fallos para que no los cometas. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

[showhide more_text=”Clic Aquí Para Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

1. Desplazar el volante sin moverse:

A veces no es posible evitar maniobrar al estar parados, sobre todo en parking muy estrechos. En estos, casos solo se debe efectuar maniobras con el volante cuando el vehículo está moviéndose al menos un poco, puesto que la fuerza empleada por los componentes de dirección es muy potente. Además, que se aumenta el desgaste y puede dañar el sistema de dirección, cuya reparación es realmente costosa.

2. Ir de reversa:

Si se coloca la reversa de forma brusca mientras el vehículo está en movimiento hacia adelante puede provocar un cambio forzado en la caja de cambios, lo que aumenta el desgaste en múltiples engranajes, como el eje de transmisión y el diferencial. Aparte de que hace un estruendos horrible.

3. Cambiar los neumáticos:

Si vives en un lugar que requiere cambios de neumáticos, según la estación del año, deberás cambiarlos al comienzo de verano y del invierno. Si los guardas en casa y luego los llevas al mecánico para el cambio, asegurate que estan bien. Coloca el seguro para evitar que salgan rodando.

4. Posición incorrecta del asiento:

En investigación efectuada en Alemania en 2009, se descubrió que 75% de los conductores no se sientan apropiadamente tras el volante. Lo que ocasiona dolores de espalda y tensión muscular, inclusive en caso de un accidente puede provocar lesiones graves al desplegarse la bolsa de aire o bien airbag.

Se aconseja llevar con cuidado la altura del asiento e intentar que tus ojos queden más o menos al nivel del parabrisas para que puedas leer el tablero con sencillez. Además, de sentarse con el trasero lo más pegado al respaldo del asiento, guardar la distancia precisa respecto al volante a fin de que las rodillas no se estiren demasiado al presionar los pedales. Por último, estar sentado recto y tus hombros deben estar en contacto con el respaldo del asiento mientras que conduces.

5. Distracciones:

Según, el Centro de Control de las Enfermedades de los EE.UU, por lo menos 8 personas mueren día tras y otras más de mil ciento sesenta resultaron heridas por accidentes de tráfico debidos a un conductor despistado. Esto es debido desde la manipulación de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles o bien navegadores, o bien una discusión con un pasajero. Además, se han determinado tres tipos de distracciones: visual, retirar los ojos del camino; manual, quitar las manos del volante; y cognitivo, concentrar la atención en algo diferente a la conducción.

6. La mano en la palanca de cambios:

Al dejar la mano sobre la palanca de cambios puede dañar el mecanismo, en tanto que el engranaje de los cambios presiona continuamente el anillo de las marchas. Sobre todo en una caja de cambios tradicional, lo que puede provocar un desgaste de las conexiones internas. Lo más conveniente es tomar el volante siempre con las dos manos.

7. No activar las señales:

Al momento de cambiar de carril en el camino, son muchas las personas no acostumbran poner las señales. Mas este es un fallo que puede transformarse en un hábito y provocar serios problemas cuando sí hay tráfico alrededor.

8. Sostener el pie en el embrague o bien ‘clutch’:

Algunas personas ponen el pie sobre el embrague mientras que el semáforo está en rojo para salir más rápido o para no utilizar el dispositivo automático de arrancar-parar. Sin embargo, presionar el embrague de manera constante no siempre lo daña de forma directa, más el cojinete del embrague, el que carga con toda la fuerza del muelle del embrague, no está desarrollado para aguantar tal fuerza de modo permanente, ya que al romperse hay que sustituir la pieza completa.

9. Zapatos no aptos:

Un estudio efectuado por diferentes compañías aseguradoras 2015 descubrió que el 25% de las mujeres y el 13% de los hombres emplean chanclas para conducir. Una de cada 4 personas aceptó que en algún momento se quedaron atascadas en el tapete donde reposapiés, y una de cada 5 reconoció que sus pie se había resbalado en el pedal.

10. Dejar el motor encendido a fin de que se caliente:

Este procedimiento, si lo haces durante el invierno puede dañar el motor. Es obvio que un motor inactivo se calienta muy de forma lenta, y que el aceite de su interior continúa viscoso por más tiempo y no alcanza los puntos de lubricación, provocando que ciertas piezas del motor se froten en seco. Además de esto, el comburente se condensa, siendo preciso incorporar más al motor. Igualmente, calentar el vehículo puede ocasionar que el escape se oxide más veloz por el agua que se condensa en exactamente el mismo.

11. Tablero de instrumentos:

Si dejas objetos pequeños sin unión en el tablero pueden transformarse en misiles peligrosos en el vehículo en el caso de un accidente.

12. Descender frenando:

Si bajas una pendiente poco a poco presionando el freno todo el tiempo, puedes forzar mucho los discos y las pastillas de los frenos, provocando un desgaste por sobrecalentamiento. En vez de hacer esto, debes frenar con menos frecuencia y ser más sólido, de esta forma se deja que los frenos se enfríen mientras avanzas sin esfuerzo. Otra alternativa, es el frenado con motor, esto significa descender la pendiente a una velocidad mínima.

13. Nieve en el techo

Si no quitas por completo la nieve del techo en tu vehículo al frenar de pronto, la nieve del techo puede caer sobre el parabrisas y obstruir la visión. Mas asimismo para los vehículos que van detrás la nieve del techo puede transformarse en una fuente superflua de riesgo.

14. La presión de los neumáticos:

Unos neumáticos con una presión muy baja pueden ocasionar un desgaste prematuro, un mayor consumo de comburente y una distancia de frenado más larga. Asimismo, se tiene poca estabilidad, lo que puede acarrear giros bruscos o bien tambaleos. Aparte que los neumáticos se van a calentar más veloz debido a que se fuerzan demasiado.

Este vídeo muestra lo peligrosos que pueden ser unos neumáticos en mal estado para los pasajeros:

Ahora, quizás la próxima vez hagas las cosas de otra forma al manejar.

Cuéntanos lo que piensas y déjanos tus comentarios en nuestra página de Facebook… Gracias por visitarnos. 😉

Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[/showhide]