La historia que hoy te mostramos es un ejemplo de lucha y constancia, cuando un hombre sin importar las condiciones que estaba viviendo en su país, fue capaz de salir adelante. Este es hombre que tenía casi todo cuando trabajaba en una fábrica de chocolates como gerente y solo era él y su hija.

Ambos vivían en el Líbano, pero debido a la guerra tuvo que marcharse y consiguió refugio en Yarmouk, dejando toda su vida atrás, donde debió empezar desde cero y decide vender algunos bolígrafos en la calle junto a su pequeña para obtener un poco de dinero hasta que un día le sucedió esto… una gran sorpresa. Así que no te lo pierdas. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.