Que impresionante el mundo en el que vivimos, y más me cuesta pensar que hay personas que simplemente no tienen sentimientos y se creen con el derecho de juzgar a otros ya sea por su aspecto, color o condición física. Esta es la triste historia de lo que sucedió en una tienda.

Nos cuenta esta estudiante universitaria en una tienda que está cerca de su casa trabaja un chico con Síndrome de Down embolsando las compras quien es muy amable, pero un día cuando estaba ella comprando le tocó presenciar algo que jamás se imaginó. Así que no te pierdas de lo que fue testigo esta joven. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.