Es indignante ver lo que las personas pueden hacer solo por un físico y por una apariencia, después de que conozcas los detalles me darás la razón. Es importante que tomes unos minutos y veas la reflexión que nos lleva hacer la jefa de esta tienda.

Es muy triste ver que este tipo de cosas ocurran en la actualidad, porque no es justo que por el simple hecho de ser gorda se trate a las personas de esta forma. Así que lee hasta el final y veas la reacción de la jefa a estas clientes que son tan despreciables.¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

[showhide more_text=”Clic Aquí Para Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]
Cuando los valores no son una parte de la personalidad de una persona, esta tiende a humillar y ser atroz con facilidad, sobre todo, abusa de aquellos que tienen baja autoestima o bien un carácter muy debil.

¿Quizá es preciso que alguien más intervenga para hacerles ver a esta clase de personas que están cometiendo una injusticia?

Por suerte asimismo existen personas de buen corazón que no dejan esta clase de actos vengan de quien vengan y sin titubear, ponen un alto y hacen lo posible pues se comprenda que todos somos iguales y merecemos respeto.

¨Lo peor en la sociedad no es la ignorancia, lo peor es que con toda la educación del planeta se actúe como un ignorante.¨

En una tienda de vestidos de novia, se hallaba una joven subida de peso probándose con mucho entusiasmo un vestido para el día que tanto había soñado. Al tiempo que, al otro lado de la tienda estaba otra joven esbelta así como su madre mirando los vestidos asimismo para su día soñado.

Al mirar a la joven con kilos de más, no pierden la ocasión para cuchichearse y burlarse de ella. La joven mimada, habitual pequeña que siempre y en todo momento lo ha tenido todo menos educación, le comenta a su mamá que no comprende como alguien de este modo puede conseguir a un hombre para casarse, al tiempo que su madre, de quien se hubiese podido aguardar una respuesta más inteligente, responde: ¨no sabía que las ballenas asimismo se apareaban¨.

¿Cuánta estupidez y también ignorancia en tan solo 2 cuerpos, no crees?
Aparentemente las mujeres charlaban en tono bajo mas la joven había escuchado la charla que sostenían sobre ella, a la que no pudo dejar de sentirse mal, humillada y pisada, tratando de escapar del sitio, deja el velo en las manos de la jefe de la tienda quien le asistía con el vestido, esta sin pensarlo la detiene y enseguida se aproxima a la joven que se hallaba acompañada de su madre.

Si piensas que hallarás el vestido ideal en mi tienda estás muy equivocada¨, le afirma la jefe de la tienda a la joven y esta si la menor educación le responde: -¨la equivocada eres puesto que ya lo he encontrado y he pagado por él, en verdad estoy por llevármelo¨.
La jefe solicita su nombre y retira el pedido. De la caja registradora saca un recibo y entrega a la joven. Sin exaltarse le afirma que es el pago que había hecho por su vestido y que inmediatamente se retire de su tienda pues se rechaza a asistirla, en caso contrario llamaría a la policía.

Molesta por la acción de la jefe, la joven empieza a tirar todo de la tienda, no comprende por el hecho de que a una semana de su boda la mujer ha hecho eso. La madre procura intervenir diciéndole que el vestido ha sido hecho particularmente para su hija, que como es capaz de cancelar algo que les ha costado tanto. Ante esto la jefe responde: -¨Me rechazo a asistir a alguien que se cree más que el resto, que humilla y ofende y que no le importa herir los sentimientos de otras personas. En mi tienda no deseo a ninguna novia que piense que no merece casarse por de qué manera se mira, en mi tienda no hay espacio para personas tan desapacibles y como todavía conservo la información de la tarjeta de crédito de su hija, conque le informo que todos y cada uno de los daños van a ser cargados a ella, conque si no se retiran de mi tienda voy a llamar inmediatamente a la policía.¨
Sin poder hacer más nada las 2 mujeres se retiran molestas de la tienda al tiempo que el resto de las clientes aplauden la acción de la jefe. Con lágrimas en los ojos la joven con unos kilitos de más, la abraza y le agradece que le haya protegido.

La jefe tiene una hija que padece de la glándula tiroides como su clienta, y continuamente lucha contra su sobrepeso, mas esa lucha no es peor que la que hace diariamente con las personas que la juzgan, apuntan y critican sin saber que hay detrás.
¡Reflexionemos! La apariencia no nos hace mejor o bien peor que otros, absolutamente nadie es perfecto y indudablemente, todos merecemos respeto y un buen trato. Dejemos de apuntar y creernos jueces, empecemos a querer y a mirar con los ojos del corazón.

¿Qué piensas del modo de actuar de la jefe? Regresa a facebook y déjanos tu comentario.

Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[/showhide].