Hoy conocerás la historia de Frankie un niño que murió debido a u accidente que nos puede pasar a cualquiera si no sabemos reconocer los síntomas a tiempo. Es muy importante por esto prestar mucha atención y tener mucho cuidado cuando vamos con los pequeños a las piscinas y luego de esto, ya que podremos salvarle la vida.

La buena noticia es que aquí podrás conseguir la información necesaria para que esto no siga ocurriendo a más pequeños, lo mejor de todo es que si hacemos eco de esto podrá llegar a muchas más personas. Así que no esperes más, aprende cómo identificar este problema y evitarlo. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

[showhide more_text=”Clic Aquí Para Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

El verano ha llegado y el calor lúcida las ganas de zambullirse en una piscina para refrescarse.

Quizás son los pequeños a los que más les encanta pasar el día en la piscina. No importa si la piscina es profunda o bien no, la mayor parte de los padres acostumbran a estar muy pendiente cuando sus hijos juegan en el agua, en ocasiones es suficiente con solo perder a los pequeños de vista durante un momento, a fin de que justo ocurra un accidente.

El veintinueve de mayo de este año, el pequeño de 4 años Francisco Delgado, al que todos llamaban Frankie, estaba en una piscina con su familia. En ningún instante lo habían dejado solo y nada particularmente sucedió ese día que le hiciera creer que nada pudiera suceder.

En los días siguientes, Frankie empezó a sentirse mal, tuvo síntomas como de constipado, más tras unos días ya se sentía un tanto mejor.

Había pasado prácticamente una semana desde el día en la piscina cuando Frankie se despertó con un dolor extremo y empezó a vocear, entonces dejó de respirar.

Su padre estaba con él en aquel instante, y la ambulancia no tardó mucho en llegar.

Los médicos y las enfermeras hicieron todo cuanto pudieron, recuerda Tara, la madre de Frankie, que solo pudo aguardar mientras que trataban de salvar la vida de su hijo.

Tras un rato, 2 médicos salieron a charlar con ella y le afirmaron que no habían podido salvar el pequeño.

Sus pulmones estaban llenos de agua. Lo que le había pasado lleva por nombre ahogamiento seco, lo que quiere decir que a lo largo del baño el agua ha pasado a los pulmones, más los síntomas aparecen después.

Si uno reconoce los síntomas y se consulta al médico, es posible salvar la vida del pequeño, de ahí que los médicos aconsejan que uno esté pendiente de 3 síntomas en los pequeños que pueden implicar que el cerebro no recibe suficiente de oxígeno.

Los síntomas son:

  • Si el pequeño tiene contrariedades de respirar tras haberse bañado.
  • Si el pequeño se siente extremadamente agotado o bien con un sueño incomprensible.
  • Si el pequeño tiene un comportamiento infrecuente, por servirnos de un ejemplo si se molesta con sencillez y tiene menos energía.
  • Tos incesante y sibilancias.
  • Vómitos.
  • Dolor en el pecho.
  • Complejidad para respirar

Los progenitores de Frankie quisiese haber sabido esto ya antes, en un caso así su hijo estaría vivo ahora, más cuando menos su historia puede servir como una advertencia para el resto.

Cuéntanos lo que piensas y déjanos tus comentarios en nuestra página de Facebook… Gracias por visitarnos. 😉

Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[/showhide]