La historia que hoy te traemos es como en definitiva las mascotas por sus dueños, ya que son capaz de percibir cuando algo va bien o mal. Aproximadamente hace unos 20 años Sue McKenzie de 64 años, descubrió en su casa algo verdaderamente muy extraño y todo gracias a su gato.

Cuando el gato Tom llegó a la vida de Sue fue una noche lluviosa en el cual había estado más de 6 horas afuera, ya que el marido de Sue no lo quería dejar entrar, pero al final le abría la puerta para más nunca irse, lo que jamás se imaginó es lo que inesperadamente el gato hizo por ella. No te lo pierdas. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

[showhide more_text=”Clic Aquí Para Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Cuando el gato Tom llegó a la vida de Sue McKenzie fue a fines de los años 90, era un pequeño gato callejero.

Al principio, Sue y Tom desarrollaron una fuerte relación, más Tom no era como el resto, puesto que era más independiente y reservado con las personas. Le agradaba estar mas en el jardín que en el sofá.

Sin embargo, Sue lo quería tal y como era, con su personalidad singular.

De pronto, Tom cambió su comportamiento habitual, cosa que sorprendió mucho a Sue, ya que la comenzo estar con ella en todo instante cerca, algo que antes no había hecho en 20 años.

Lo más impresionante fue que todo empezó cuando solo acariciaba a Sue en un punto específico de su cuerpo, su hombro derecho.

”Tom no acostumbraba a buscar contacto de esa forma, con que creí que era rarísimo que comenzará a acercarse tanto a mí”, cuenta Sue a Inspección Técnica de Vehículos News y continúa:
”Comenzó a pasar su cabeza por mi hombro y a miar altísimo, hasta el punto de llegar a ser molesto”.

Este comportamiento de Tom hizo que Sue se preocupara, ya que creía que le pasaba algo a Tom, sin imaginar que el gato intentaba decirle algo a ella.

En el momento que Sue llevó a su gato al veterinario, y salio aun mas confundida cuando le afirmaron que el gato estaba en perfecta condiciones.

Fue en ese instante, cuando el veterinario le afirmó que quizás era Tom el que intentaba decirle algo.

A pesar que Sue, trabajaba como enfermera, creyó que conocía su cuerpo y que hubiera podido notar si estuviera enferma. Y ese día las palabras del veterinario la hicieron reflexionar, ya que en casa al mirarse bien se percató de que, en verdad, tenía algo en la clavícula.

Tras visitar a su médico supo que tenía un tumor, era un linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que afecta al sistema linfático.

En agosto del 2014, Sue fue diagnosticada y poco después la operaron para quitar el tumor.

Tras ciertas sesiones de quimioterapia se recuperó por completo y en gran parte debido al aviso de Tom.

”Nunca hubiera imaginado que los animales tienen un sexto sentido para estas cosas”, cuenta Sue.

”Creo que estoy viva merced a Tom. Él me salvó, a su forma”, afirma Sue.

Esta historia es una afirmación de que en definitiva las mascotas hacen nuestra vida mejor y de las formas que menos imaginamos.

El gato Tom es un gran héroe, de esta forma podemos aprender que a veces con un poco de atención a nuestros animales con sus comportamientos puede ser una señal, además son considerablemente más sabios de lo que pensamos.

Cuéntanos qué piensas de esta historia y déjanos tus comentarios en nuestra página de Facebook … Gracias por visitarnos. 😉

Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[/showhide]