Cuando se disfruta de un día de playa en familia, solo esperas tomar el sol, bañarte y gozar de la arena. Sin embargo, la historia que hoy te traemos no resultó muy bien puesto que para este pequeño de 3 años llamado Jacob, su día en la playa en el año 2014, terminó en completa desgracia.

En el momento que Jacob estaba en una playa a las afueras de Roskilde, en Dinamarca junto a su madre, Katja Kafling, el estaba feliz corriendo en la arena, pero lo que jamás se imaginó y se esperaba esta madre era lo que sucedería luego de ese día, puesto que todo cambio horrible. Así que presta mucha atención, para que estés alerta.¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.