Qué pensarías si conoces de una persona que vive en una estación de servicio, es algo no imaginarias cierto. Sin embargo, hoy te traemos la historia de un hombre llamado Robert Guthrie un artista que compró una estación de servicio abandonada y la convirtió en algo grandioso.

Este artista hizo de la gasolinera su hogar junto a su hijo, que aunque pensó que estaba loco, el resultado fue algo sorprendente. Mira como el artista vive en su nueva visión de hogar, es asombroso. ¿Quieres Ver El Video? Míralo Aquí Abajo… Recuerda Compartir Esto Con Tu Familia Y Tus Amigos.