Cuando veas lo que hizo este piloto nos muestra que la vida de una persona es lo mas indispensable en cualquier situación que se presente el hecho de salvar la vida es lo primordial. Es importante que te tomes unos minutos para que veas el hecho heroico y digno de admirar.

La historia de hoy se trata de un piloto que rompió todos los protocolos para salvarle la vida aun pequeño que se encontraba abordo de su avión. Así que es necesario que leas hasta el final de esta historia que es digno de admirar la acciones que tomaron fueron la diferencia en este caso. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

[showhide more_text=”Clic Aquí Para Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]
El martes de noche un vuelo de Compañías aéreas Argentinas despega con destino a Miami. Un pequeño de ocho años padece de un problema. Una médico, entre los pasajeros, atiende la urgencia. Hay desesperación. El comandante toma una suprema y lucida solución que deja un final feliz.

Noche del martes 30 de mayo.
El vuelo de Compañías aéreas Argentinas 1302 Buenos Aires-Miami despega en punto. Hay alegría a bordo. Dejar el frío y la humedad porteñas por la dorada Miami es un regalo: ánima
el cuerpo.

Mas algo grave sucede. Un pequeño de ocho años padece, repentinamente, tiene una grave lesión perforante en un pulmón.

En tierra, las soluciones extremas son más simples. Mas a 8 mil metros de altura, una urgencia controlable entra en el trágico círculo de las situaciones límite.

¿Qué hacer?
En un caso así no hubo vacilación alguna. El comandante toma la suprema y lucida decisión: “Este avión baja”. Y baja contra todo: el protocolo, el intento de atender al pequeño en vuelo, el peligro, etc..

La nave pone proa al aeropuerto más cercano: Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Mientras que, una pasajera se aproxima al pequeño y le practica ciertos ejercicios terapéuticos de urgencia.

Las ruedas tocan tierra en el aeropuerto boliviano de Viru Viru. Los relojes y la sangre se aceleran.

El pequeño baja con su madre y otros 3 pasajeros: enfermeros improvisados. Y todo prosigue en cámara acelerada.

El conjunto recala en la clínica Foianini, en la calle Irala 468.

Peligro: el pequeño está al filo de un neumotórax. Un colapso pulmonar que ocurre cuando el aire escapa del pulmón y llena el espacio entre este y la pared torácica. Esa acumulación presiona al pulmón y no le deja expandirse cuando el enfermo inspira.

Mas la operación de emergencia es un éxito: el pequeño está a salvo.

Pues no solo funcionó la solución del comandante: toda la tripulación se puso en marcha. Y asimismo 5 médicos que viajaban con exactamente el mismo destino.

2 largas horas pasaron… Cuando el pulgar arriba señaló que la vida había vencido, el Airbus 330-200 matrícula LV-FVI hizo vibrar sus turbinas, se elevó, y puso su brújula vía Miami.

Los pasajeros celebraron: una vida vale más que todos y cada uno de los incidentes, los protocolos, las dudas. Aun más que los peligros de no hallar en tierra la solución…

Desde entonces, lo que sucedió explica la capacitación, el adiestramiento, la capacidad de los pilotos y los tripulantes de cabina. Primer nivel…

Son héroes que en este titulo van a dejar de ser anónimos. La tripulación que decidió aterrizar de urgencia en Bolivia para salvar una vida está integrada por Martín Lorenzo Hughes (comandante); Pablo Oscar Cereghetti y Maximiliano Buchmuller (primeros oficiales); Ángel René Pierini (Jefe de cabina); Silvia Alejandra Valcarcel (comisario de abordo); Graciela Susana Carrera, Erica Elcira Noguera, María Lorena Lecea, Olga Lidia Laszuk, Pablo Martín Witte, Matías Rodrigo Da Silva Bissio y Silvina Mariel Marce (auxiliares de abordo).

Mucho mas de lo técnico, del “saber hacer”, esa batalla la ganó el “estimar hacer”. El ánima. El corazón. La garra. El respeto sagrado por la vida.

Honor a todos .

Después, Infobae charló con la doctora Rocha, pediatra de la clínica, que explicó: “El pequeño ingresó con una insuficiencia respiratoria por una crisis obstructiva severa de tórax y cuello, sumado a un cuadro de angioedema que pudo haber terminado en un cuadro de neumotorax”.

Último reporte recibido por Aerolíneas: “El pequeño se halla estabilizado y en terapia intensiva para su mejor atención”.

Final feliz. Como en el cine. Por el hecho de que el largo apuntaba a drama, mas fue sin lágrimas. Un largo sin guión: escrito en el aire y cerca del cielo.
Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[/showhide]