Muchas veces la mayoría de las mujeres para lucir siempre hermosas ponen en práctica ciertos trucos, sobretodo para los días de playa ponen especial atención en esa zona del bikini. Sin embargo, hoy te mostramos una historia donde la protagonista se vio realmente afectada tanto que casi le costó la vida.

Cuando Dana Sedgewick de 44 años, afeito su zona del bikini con una maquinilla de afeitar nueva para ir a la playa, jamás se imaginó lo que sucedería con esa simple acción, cuando le apareció un pequeño grano en su pierna que se transformó en esto… Así que mejor descubre que le pasó a esta mujer. ¿Quieres Saber Más? Sigue Leyendo… Recuerda Compartir Esto Con Tus Amigos.

[showhide more_text=”Clic Aquí Para Seguir Leyendo” less_text=”Mostrar Menos…”]

Una vez que Dana se rasuro, la apareció un grano muy pequeño en su entrepierna, pero no le dió gran importancia. Pero, resulta que grano estaba sangrando y el mismo no paraba, sino todo lo contrario, el cual tras dos días, Dana comenzó a sentir mareos y náuseas, empeorando cada vez más, terminando en el hospital.

En el hospital le tomaron una muestra de la zona afectada y solo le mandaron unos antibióticos. Pero, cuando se creía que todo estaría bien su hija Megan horas después la encuentra inconsciente sobre la cama con las piernas llena de sangre y una gran erupción.
Inmediatamente fue llevada de nuevo al hospital, el cual se le diagnosticó una grave infección bacteriana. Las imágenes que verás son muy fuertes.

Resulta que la bacteria le penetró la piel, por un pequeño corte que le terminó destruyendo el tejido adyacente. «Para cuando llegué al hospital, mis piernas estaban cubiertas de una piel negra y podrida, los médicos no sabían si podría sobrevivir a esto», declaró la mujer.

Se tuvo que remover varios centímetros de la piel de Dana y fue reemplazada con injertos de la piel de su espalda. Además de esto, algunos de sus órganos habían empezado a fallar e incluso su corazón llegó a detenerse 4 veces.

Por 9 días permaneció en coma Dana y al despertar no recordaba nada de lo sucedido.

«Vi mis piernas cubiertas de vendas, y pensé que había tenido un accidente. Luego, el doctor me preguntó si recordaba haberme rasurado, y ahí recordé todo. Me explicó que el grano en mi ingle se había infectado. Todos mis músculos se habían podrido y tenía un cráter en mi piel cerca de la entrepierna. Me dieron ganas de vomitar. Las cicatrices en mis piernas serán un eterno recordatorio de lo afortunada que fui de no perder mis extremidades para siempre».

Que impresionante lo que vivió Dana, por eso debes tener presente cuidar de tu piel, en especial tu zona íntima, que es mucho más sensible.

Cuéntanos lo que piensas de esta historia y déjanos tus comentarios en nuestra página de Facebook … Gracias por visitar nuestra página. 😉

Si Te Resulto De Utilidad Esta Información Compártela Con Tu Familia Y Tus Amigos.

[/showhide]