Cuando veas lo hermoso de esta historia quedaras con la boca abierta. Lo que hizo este hombre para consentir a su esposa es realmente impactante y muy hermoso. Así que no puedes dejar de descubrir lo que sucedió. ¡Te va encantar!

La historia de hoy nos muestra de como esta mujer muriendo le ocurrió lo inesperado. Que bueno saber que aun existen personas que son capaces de hacer cualquier cosas por su pareja. Así que presta atención y conoce el final de esta historia.
El último deseo de mi esposa

“Mi esposa estaba en el centro de salud donde le habían efectuado múltiples operaciones muy dolorosas. Por desgracia, estas no daban resultado, con lo que su situación empeoraba poco a poco. Cada minuto que pasaba, el pronóstico se hacía cada vez peor. Si bien era capaz de charlar, no podía comer ni tomar nada.

Para poder subsistir, mi esposa había de ser alimentada a través de la sueroterapia y calmantes realmente fuertes. En uno de esos instantes en los que pudo charlar bien, me hizo una última solicitud. Ella me solicitó que le llevase a su habitación a su mascota, para verla por última vez. Si bien sabía que sería algo prácticamente imposible, admití sin vacilar la solicitud de mí esposa.

Hermosa es el nombre de nuestra mascota, un pastor australiano de veintidos kg de peso. Siendo un perro pequeño, lo pude entrar con perfección en una maleta de tamaño regular. Entonces charlé con ella tal y como si pudiese comprenderme. Le expliqué que iríamos a ver a su madre, mas no podía hacer estruendos a fin de que no la descubrieran.

Ahora, la metí en la maleta y la dejé un tanto abierta a fin de que pudiese respirar. Entonces, la puse en el vehículo y nos dirigimos al centro de salud. Cuando al fin llegamos, le recordé que debía sostenerse en silencio y la saqué del vehículo. Asimismo le expliqué que abriría la maleta por unos momentos a fin de que viese a su mamá.

Nos sorprenden in fraganti:

Por increíble que parezca, Bella no gimió, ladró ni hizo ninguna clase de sonido. Era como si supiera que estaba prohibida la entrada de mascotas al hospital y no quería que la descubrieran. Cuando pasé frente a la estación de las enfermeras, una me preguntó por el contenido de la maleta. Entonces le respondí que llevaba algunas cosas para que mi esposa se sintiera más cómoda. A esto, las enfermeras dijeron que no había problemas y me dejaron pasar.

Cuando por fin llegamos a su habitación, mi esposa ya estaba durmiendo. Entonces, abrí un poco la maleta y, al verla, bella pegó un salto y se subió a la cama. Luego, con mucho cuidado, se acurrucó en los pechos de su madre. La verdad es que no entiendo como se hizo para no tocar ninguno de los cables ni aparatos. Entonces, se acomodó de tal forma que pudiera ver directamente a los ojos a mi esposa. Uno 20 minutos más tarde, mi esposa se levantó gimiendo de dolor.

Tan pronto despertó, Bella comenzó a lamerle la cara y lloriqueaba en un tono muy bajito. Era como si supiera que, si ladraba, la sacarían del hospital. Mi esposa estuvo abrazándola por alrededor de 1 hora con una gran sonrisa en la cara. En ese momento, una de las enfermeras se acercó a nuestra habitación y nos encontró con las manos en la masa. Ella vio a la perra sobre mi esposa, pero le pareció algo tan conmovedor que no dijo nada.

Cada vez que tomo una maleta

Una vez mi esposa se volvió a quedar dormida, metí a Bella a la maleta, quien estuvo muy apacible todo el tiempo. Poquitos días después, mi esposa desgraciadamente murió. Ahora toda vez que tomo una maleta, Hermosa considera que vamos a verla al hospital”.

Esta es una auténtica historia amorosa fiel. Como vemos, si bien muchos no les demos suma importancia, las mascotas son integrantes de la familia. De ahí que, es tan esencial que los cuidemos bien y no los maltratemos. Además de esto, deberían existir políticas en los centros de salud que dejen que un paciente se despida de su mascota. Si esta historia te pareció emocionante, compártela en tus redes sociales.

NOTA:Recuerda Suscribirte A Nuestro Canal De Youtube Haz Click Aquí